Microrelatopoulas de legados familiares y trabalenguas paterno-filiales.

– Padre, venga siéntese a mi lado.

– Con mucho gusto, hijo. Pero… padre, aunque yo sea sacerdote no debería tratarme como padre sino como hijo.

– No me acostumbro padre, ¡¡digooooo, hijo!!

– Se lo ruego padre…

– Así sea, hijo… a lo que iba, veo que el final se acerca y quiero entregarte esto… a mí me lo entregó mi padre, a mi padre tu abuelo y a tu abuelo tu bisabuelo… y así ha sido generación tras generación en una tradición que se remonta al albor de los tiempos. Disfrútalo, ahora es tuyo y con la puta ocurrencia de hacerte cura será el fin de esta tradición y de nuestro orgulloso linaje.

– Diooooooooooooooooos, padre, está usted podrido… ¿nunca se va a cansar de la broma del legado y el pedo?

– Nuuuuuunca, ja, ja, ja… Tómalo, tómalo, tuyo es, mío no…

Buena semana amigos, que la fuerza os acompañe.

Imagen de Flickr por: SalFalko

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s