Archivo de la etiqueta: familia

Sexo, chocolate y un Erasmus de la Baja Silesia.

Desde entonces en verano
nunca pido ensaladilla
ni antes de dos horas de digestión
me tiro al mar
he dejado de abusar
del tabaco, del café,
del tinto y del prozac,
pura Felicidad.
Felicidad. La Cabra Mecánica.

A veces no sabemos dónde empieza un problema y dónde empieza la solución, lo que yo sí sé es que el chocolate nunca es un problema y las más de las veces es la solución… no pensó eso durante un tiempo el joven Stanislaos Porlaniev, un joven estudiante polaco que, procedente una pequeña granja de la Baja Silesia, llegó a Valladolid con una beca Erasmus hace unos años, aunque finalmente se dio cuenta de que sí, el chocolate era la solución de sus problemas. Sigue leyendo Sexo, chocolate y un Erasmus de la Baja Silesia.

El marido de Eleanor Roosevelt y los amigos que no se eligen.

Sus ojos son un ventanal de par en par, su culo no… 
su culo es miel. 
Sus ojos son lo que me manda enderezar, 
su culo no… su culo es miel. 
Su culo es miel. Extremoduro.

Hola, amigos, ¡qué jodida es la crisis!… nos podemos parar a pensar en las cosas verdaderamente importartes de la vida… yo antes me preguntaba cosas como: ¿qué fue antes la paja o el coito? Sigue leyendo El marido de Eleanor Roosevelt y los amigos que no se eligen.

Pocas balas para tanto bulo.

Hola amigos, ¡qué jodida es la crisis!… es tan jodida que no nos podemos parar a pensar en las cosas importantes de la vida… por ejemplo, ¿quién se merece más hostias? El cabrón que diseñó el restyling de las latas de Coca Cola y las ha hecho todas iguales de manera que el otro día quise comprar Coca Cola Zero y acabé comprando una Coca Cola Zero sin cafeína, sin gas, sin gluten, apta para veganos e intolerantes al aluminio, que ni quita el óxido de los tornillos, ni desatasca el W.C., ni desintegra un chuletón de Ávila, con su guarnición de patatas panaderas y pimientos verdes, ni sabe a ná… o me las merezco yo, que sigo consumiendo esa puta mierda que, según dicen algunos iluminados, es la Coca Cola Zero… al lío.

Un día, hace unos cuantos años, estaba en la playa de Gavdos tomándome una Cola Zero y una vieja más arrugada que una pasa, que se tostaba al sol del Mediterráneo en la tumbona contigua, mientras me pasa el que era, según mis cálculos, su quinto vodka con Red Bull, para tener las manos libres y encenderse su enésimo cigarro con la chusta del tercer canuto de la mañana, que se le resbalaba de las manos por tenerlas embadurnadas del aceite de oliva que utilizaba para acelerar su proceso de bronceado-churruscamiento, me dice:

– No bebas eso, es veneno, provoca cáncer.

– ¿Mi refresco? Creo que le haré caso, veo que es una experta en cosas que provocan cáncer.

– Qué experta, ni que experta… lo he leído en internet

– Acabáramos, si es así, ahora mismo lo dejo… ¡Camarero, un siete up!

– ¿No será Sevenap? – me dice la vieja.

– No, no sabe a ná, pero por lo menos refresca… – solté, sin poderme resistir a soltar el viejo chiste, ya sabéis lo simple que soy.

Pues claro, joder, si lo dice internet tiene que ser verdad… yo confío ciegamente en internet. Donde esté la wikipedia, un blog, un foro, el cuñado de un vecino, el primo de la hermana del kioskero, una revista con nombre molón, un iluminado en Cuarto Milenio, o lo que sea, que se quite la opinión de médicos, científicos de reconocido prestigio u organismos oficiales, especialistas de todo tipo… La verdad está en internet, preferiblemente en un blog de Blogspot, o en un Whatsapp, o en un correo electrónico de un desconocido (o conocido)… Claro, que tampoco te tienes que creer todo lo que diga internet, al final te conviertes en un desconfiado enfermizo, pierdes la confianza en el ser humano…

A mí, sin ir más lejos, el otro día me mandó un correo electrónico Yussuf Ideye, un primo mío de Nigeria del que no tenía conocimiento, que se expresaba en un castellano raruno. En el correo me comunicaba que nuestro tío Emmanuel Nwosu, del que tampoco tenía conocimiento hasta ese momento, pero al que todos llamábamos cariñosamente Uncle Emm, y que se había hecho millonario con negocios de importación y exportación de panela, pipas peladas, aceitunas sin hueso, patxarán y anacardo garrapiñado – ¡un verdadero emporio! -, había fallecido. Una vez repuesto del disgusto de la perdida de mi recién descubierto tío, seguí leyendo, Uncle Emm había sido un soltero empedernido, no tenía descendencia y los 370 millones de dolares de su herencia nos los repartíamos sus dos únicos sobrinos vivos, Yussuf Ideye y Alfonsas Satanopoulas. ¡Dioooooooooooooos! Sólo había un inconveniente, tenía que hacer llegar a Yussuf 2.500 $ para ir arreglando papeles… la Sra. Satanopoulas me decía que eso sonaba a timo, se metió en internet, leyó unos artículos y me insistió que esto era una Estafa Nigeriana de manual, yo le dije que mi primo Yussuf nunca haría eso, que si no te fías de la familia, de quién te vas a fiar… Qué coño de 2.500 $, le mandé el número de cuenta, por si necesitaba algo más…

¿Y qué ha pasado? Pues nada, Yussuf debe de estar liado porque no me contesta los mails, pero ya ha retirado los 2,500 $ iniciales y otros 2.000 $ unos días después… ¡esto marcha! ¿Y qué es esta pequeña espera comparada con recuperar un primo perdido y una herencia de 185 millones de dólares? Anda que si me llego a fiar de internet y la Sra. Satanopoulas…

Buen fin de semana, amigos. Que la fuerza os acompañe.

Photo Credit: Reiterlied

Mamá quiero ser artista, ¡oh, mamá!, ser protagonista.

Hola amigos, ¡qué jodida es la crisis!… es tan jodida que no nos podemos parar a pensar en las cosas importantes de la vida… ¿Pablo Motos es un ser humano? yo creo que no, no sé por qué, creo que no y punto. Sigue leyendo Mamá quiero ser artista, ¡oh, mamá!, ser protagonista.

El triángulo de la Bermudas tiene una peluquería en cada vértice… ¡salón de belleza!, pues eso…

Esta historia la publiqué a finales de agosto de 2013 en mi facebook, eran tiempos difíciles, se me acababan las vacaciones, gente que se ha leído el Quijote, el Ulises, el libro de Aznar y la colección completa de los Hollister diciéndome que mis post eran muy largos, un amigo pasándolo mal… ¡joder un drama!

Hola amigos, ¡qué jodida es la crisis!… y para mí se recrudece, sí es una putada pero se me acaban las vacaciones… por otro lado recibo veladas críticas a la extensión de mis textos y sutiles indicaciones de que me sobran palabras, que la gente no tiene tiempo para leer 1000 palabras del tirón (¡no me jodáis, y luego diciendo que os habéis leído el Quijote! ¡una polla!). Sí amigos, parece que los recortes, la moderación y la austeridad deben llegar a todos los rincones de esta sociedad, que así sea… Sigue leyendo El triángulo de la Bermudas tiene una peluquería en cada vértice… ¡salón de belleza!, pues eso…

Padres sin corazón o con razón… o no sólo los anillos pueden ser únicos.

Hola amigos, ¡qué jodida es la crisis!… y ahora además un tal Rey Abdica no sé que ha hecho que tiene a este, mi país adoptivo, revolucionado, pero creo que todo lo solucionará un hijo de Camilo Sesto que debe estar “mu’ preparao”… pero bueno, lo reconozco, yo ando despistado con estos temas y esta vez no os voy a poder ayudar mucho.

Yo me confieso republicano, cosa que si a alguno no le gusta espero me lo sepa perdonar, y si no me lo sabe perdonar pues ya le pueden ir dando bien por culo… que yo respeto las opiniones de todo el mundo y este es mi blog y aquí hemos venido a reírnos… al lío.

Y ya que me he puesto poético os voy a contar un cuento, cuasi una fábula, que dice así:

♫ Las hormiguitas son muy trabajadoras ♫

– Yaestamosconlaputacanción…

♫ En el verano trabajan muchas horas ♫

– Y sigue el cabrón…

♫♫♫ al hormiguero llevan la comidita

y ya no salen más de su casita.

Su casita se llama el hormiguero,

en el fondo, que es un agujero ♫♫♫

– Madrededios…

– Ja, ja, ja… ¡Paaaaaapi, prepárame un Cola Cao!

– Te lo va a preparar la puta madre de las hormiguitas, que me tienes hasta la punta de la poshaaaa.

– ¡Antonio, no hables así al niño!

– Le hablaré como me salga de los huevos que ya tiene 46 años, dos carreras, treintaysiete masters y es directivo de Bankia.

– ¡Qué poca empatía!… ya te preparo yo el Cola Cao, cariño mío.

– Nos colocó 100.000€ en preferentes, el cabrón.

– Pobrecito mío, ya empieza el antisistema, deja al niño, por favor, que lo está pasando fatal… ¿Original o turbo, mi vida?

– ¡Te quiero mamá!… Clásico, clásico… ♫♫Me gusta con grumitos o si no a cucharaditas… el Cola Cao, es único♫♫

– Diooooooos… lastima de paja, lastima…

– ♫♫Mamá, no me lo cambies
mamá mi Cola Cao…
es únicoooo…♫♫

Buena semana amigos, que la fuerza os acompañe.

PD. Pues más o menos así veo yo la cosa. Esta gentuza te da por culo, te roba lo que tienes, te dice lo que tienes que hacer porque es la más lista, y si te cagas en su puta madre… eres un llorón y un cabrón por no prepararles un Cola Cao. Y es que este país… ♫es únicoooooo♫

Imágen Red Ant tomada de Flickr bajo licencia CC. Photo Credit: Charlie Stinchcomb

Microrelatopoulas de si te has quedado con hambre o te has quedado con hambre.

Microrelato publicado allá por agosto de 2013, esas madres que siempre hablan de ponerse a dieta pero tú no puedes hacer comidas de menos de cinco platos y tres postres, y que digas lo que digas vas a tener que repetir de algo porque si no se ofenden…

– Hijo, ¿has comido bien?

– Perfecto mamá, no tenía ni que haber comido postre.

– ¿De verdad no te has quedado con hambre?, mira que te preparo ahora mismo unas salchichas.

– De verdad mamá, que no, que ha sido excesivo.

– Que te hago ahora mismo un lechazo, un pollo laqueado, un arroz con bogavante, una cazuelita de callos, dos entrecot al punto, medio cochinillo frito, dos rodajas de sandía, un plátano, un perolo de arroz con leche, natillas y un barreño de café, me bajo a la tienda y compro 2 cajas de pastas de Portillo y me acerco a Belaria y te traigo cuarto y mitad de bombones, una botella de Magno y una caja de palillos… que no me cuesta nada…

– Que no mamá, de verdad, que no puedo con más.

– Hijo, ¿no querrás que te fría un huevo?

– ¡Noooooo, por Dios, amenazas no!… tráeme todo lo que has dicho que yo me lo como, pero mis huevos ni tocarlos…

Buena semana y que la fuerza os acompañe.

Photo credit: Jen