Microrelatopoulas de disfraces, niños observadores y frío glacial.

El niño subió corriendo las escaleras de casa, venía sin resuello pero con una sonrisa de oreja a oreja:

– Papá, papá… no te lo vas a creer, he visto a la vecina rubia del quinto, esa que siempre dices que es una mujer sana, subida en una moto y disfrazada de Campanilla.

– ¿El hada?

– Segurísimo, porque yendo en moto con el tiempo que hace y según se le marcaban los pezones tenía que ir jodidita de frío.

Buena semana amigos, que la fuerza os acompañe.

Photo Credit: elycefeliz
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s