El hombre que sabía demasiado y vivía en mi portal.

Hola amigos, ¡qué jodida es la crisis!… es tan jodida que no nos podemos parar a pensar en las cosas importantes de la vida… por ejemplo, si tienes un juicio por un delito y la pena son servicios a la comunidad: ¿las reuniones de vecinos de tu comunidad computan?… deberían.

Madremíalasreunionesdevecinos… me sube la bilirrubina, ay, me sube la bilirrubina, cuando opina la vecina… cada vez que tengo junta de la comunidad de vecinos, siguiendo con las enseñanzas aprendidas en los cursos de autocontrol a los que me apunta mi madre y los consejos de mi terapeuta, tengo que recurrir a la prosa poética… al lío.

Mi vecino del sexto es un puto sabio, un cerebro privilegiado, erudito de barrio obrero, intelectual de extrarradio, sin duda te preguntas mientras estás leyendo esto: ¿Alfonsas, para qué quieres tu Google teniendo al vecino del sexto?

Abogado, auditor, arquitecto, albañil, decorador de interiores, melómano, malabarista, logopeda, instalador de ascensores, asesor de Iker Jiménez, copiloto de su nave, es un gran bobo la polla y en su casa no lo saben. Periodista deportivo, entrenador de alevines de un equipo campeón de hockey sobre patines, bloguero de moda, somelier, viticultor, consultor de telecomunicaciones, se ha quedado buena rima para este tonto de los cojones.

Pocero, deshollinador, patrón de yate, golfista, escalador de ochomiles, mecánico de Fórmula 1 y experto en telemetría. El tío habla chino, vasco, rumano y hasta alguna lengua perdida. Especialista en gotelé, estucados, estarcidos y en darte su opinión aunque nunca se la has pedido. Corta mejor que nadie el jamón y hace las mejores paellas, jugador profesional de poker, de los que hacen trampas al tute y máximo experto mundial en la figura del Lute.

Ojo, no le deseo mal ninguno, ni un herpes en todo el nabo, ni que le cante al oído el gran Ismael Serrano, tampoco que por el culo le den mil leprosos de Calcuta, sólo quiero escribir, en mayúsculas, cursiva y negrita: que su madre será una santa, pero él es un GRANDISIMO HIJO DE LA GRAN PUTA.

Ya está… relajado.

Teniendo el cuenta la cantidad de santas con hijoputas por hijos que circulan por el mundo, ya sabéis  hay más hijoputas que personas, mi amigo Villegas está pensando crear una de sus oenegés “Si me saco la zapatilla sin fronteras (para huir)” e institucionalizar el Día de Su Puta Madre.

– Mira, Alfonsas, el Día de Su Puta Madre se celebraría el último viernes de abril de cada año, de manera que a todos estos cabrones cuya madre es una santa, pero ellos son unos hijos de puta, se les iba a amargar el Día de la Madre de la somanta de collejas que les iban a dar sus progenitoras al entrar por la puerta de casa, una vez enteradas de la clase de cabrones que tienen por hijos.

– No sé, Villegas, lo veo un poco fuerte… pobres madres.

– Que sí coño, que se invita a la mujer a una buena comida el Día de Su Puta Madre y se le cuenta lo cabrón que es el hijo… Imagínate que es un vecino tocacojones, se le cuenta de qué va el rollo, se añade que es un putero, que le da a la coca y las pastillas, que practica la zoofilia y hasta que invita a sus contactos de redes sociales a jugar al Candy Crash de forma compulsiva…

– Qué cabrón, no te pases, habría que ser un poco más sutil… qué te parece decirle a la señora que desde que se casó su hijo todos los Días de la Madre, antes de ir a su casa a comer, va primero donde la suegra, que se pone hasta el culo de lasaña y que siempre dice que no hay nadie en el mundo que cocine como su suegra. Además le cuentas que después de comer en su casa, por segunda vez, cuando dice lo de: hijo, ¿de verdad no te has quedao con hambre? ¿quieres que te fría un huevo?, él dice que no, que está a reventar, pero según sale de casa se mete en el bar de abajo y se atiza dos pinchos de tortilla, un torrezno y dos DYC con cola… Con eso le mata a zapatillazos y, con un poco de suerte, le deshereda.

– Cuanto sabes, Alfonsas, cuanto sabes… así se quita la zapatilla seguro… cuanto sabes…

– Algo se me tenía que pegar de mi vecino del sexto.

Buen fin de semana, amigos. Que la fuerza os acompañe.

PD. ¡Soltad el móvil, tíos cabrones! Que dice mi madre que la estáis petando el Whatsapp para invitarla a comer el 29 de abril de 2016, que no digo yo que no la invitéis, pero queda más de un año…

Photo credit: Kristina Alexanderson

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s