Pieles sobrantes, planes frustrados y consejos paternos.

Estás solo en casa y tienes un problema
y no sabes como decírselo a Almudena
piensas que se trata de algo muy sucio
pero sólo tienes que cortar tu prepucio
ven a mi clínica de piel y venéreas de una vez
Opera tu fimosis. Siniestro Total.

Hola, amigos, ¡qué jodida es la crisis!… es tan jodida que ya no nos preocupamos de las cosas importantes de la vida… ¿a qué contenedor van las uñas que te cortas?, ¿al de orgánico?, ¿y el pelo?, ¿y los condones?, ¿una parte al orgánico y otra a los envases?, ¿y la piel de prepucio que se corta en las circuncisiones?

Hablando de piel de prepucio, os voy a contar la historia de Ander Andoni Satanagoitia que a sus 15 años no había operado aún su fimosis por más que su padre, superfan de Siniestro Total, no dejaba de tararear el hit de su grupo favorito, cierto es que lo intercalaba con Menea el bullarengue; Ayatollah, no me toques la pirola o Todos los ahorcados mueren empalmados… quizá el mensaje llegase confuso al chico.

Un día Ander Andoni habló seriamente con su padre, quería eliminar aquel sobrante y su padre, consciente de la envergadura del mango que gastaba su hijo, le explicó que aprovechase, pues la piel de prepucio es muy apreciada, estando excelentemente pagada para la elaboración de marroquinería de lujo…

– No sé si has oído el chiste de la tía que tenía una cartera de piel de polla y si la frotaba se convertía en un trolley que no daba las medidas para viajar como equipaje de mano en Ryanair.

– Sí.

– Pues hijo todos los chistes tienen su moraleja y su base real…

Una lucecilla se encendió en el despierto cerebro de Ander Andoni… “iré al médico, le diré que opere mi fimosis y venderé la piel al mejor postor vía internet, con el dineral que me darán invitaré a la Miren al Festival Menos mal que nos queda Manowar en Anoeta, con suerte ya me habrá cicatrizado el ciruelo, luego la pido de salir y, con un poco más de suerte, lo mismo me la calzo ese día o en los siguientes cinco años…

Y vosotros preguntaréis: ¿Festival Menos mal que nos queda Manowar? Pues es un festival de verano en el que durante un día actúa gente de la talla de Camela, Andy y Lucas, los Gemeliers, Alex Ubago, Melendi, King África, El Arrebato y así… al siguiente Kiko Rivera Dj y un manojo de grupos de reggaetón y electroladrillo con más kas, haches e íes griegas en sus nombres que la alineación de Ucrania… es como el Valladolid Ladrillo pero incitando más al suicidio… no os digo más que las entradas están impresas en cuchillas de afeitar por si las compras sin saber de qué va el tema y al coscarte te quieres quitar la vida.

El médico de cabecera lo derivó al prestigioso urólogo Jagoba Peiejena que lo citó para un martes (las fimosis se operan los martes, dato que no importará a nadie, pero el saber no ocupa lugar):

– Aquí estoy a ver si acaba con este pellejo de una puta vez – dijo el chaval bajándose los pantalones hasta los tobillos según entraba en la consulta.

– Un momento, cada cosa a su tiempo, en primer lugar tengo que hacer una exploración, ver cuantos metros de sutura necesitaremos, viendo el tamaño de ese nabo igual no tenemos suficiente sutura en stock; habrá que hacer un preoperatorio; ver si hay bastantes unidades de sangre de su tipo almacenadas, ahí va a correr más sangre que en una película de Tarantino y tener cargada la batería del móvil… no se crea que con ese pollón se va a librar de ser una celebridad en Whatsapp… Túmbese en la camilla.

Nuestro joven héroe se tumbó, el doctor se calzó unos guantes, manipuló con suavidad el descomunal miembro y le dijo señalando a la ventana:

– Mira un lavabo Odensvik de doble seno con armario Fullen, grifos Dannskär, espejo Lillangen y accesorios Svartsjön… volando – despistar al oponente con un buen conjunto de IKEA funciona en Grecia, aquí y en la mismísima Euskal Herria.

Según decía esto dio un tirón seco y enérgico al prepucio del joven.

– Diooooooooooos, ¿pero qué hace?

Adherencias balanoprepuciales… arreglado, todas las noches te bajas el pellejo, te das esta crema y en unos días como nuevo.

– ¿Y no me va a cortar nada?

– Nada, con ese tratamiento vale, y no te masturbes estos días, que ni te van a salir granos ni te vas a quedar ciego, pero si se te abre herida te va a doler de cojones.

Cuando salió de allí era un mar de lágrimas. Su padre, que se había quedado a la puerta para dejar un poco de intimidad al chaval, le dijo:

– Pues mejor ¿no? Te ahorras una operación y no se derrama una gota de la sagrada sangre de los Satanogoitia sin necesidad…

– Claro, pero yo ya tenía pensado en qué me iba a gastar el dinero de la venta del pellejo.

– Bueno hijo, qué se le va a hacer…

– ¿Cómo que qué se le va a hacer? Ahora ni Miren va a querer ser mi novia, ni me la calzo ni nada de nada… Diooooooos, todo me sale mal.

– Mira hijo, esto te va a traer una enseñanza que tendrás que te servirá toda la vida… No hay que vender la piel del prepucio antes de circuncidarlo.

Buen fin de semana, amigos. Que la fuerza os acompañe.

Photo credit: leg0fenris

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s