Microrelatopoulas de buen trato a la burbuja y razones poderosas.

A las 12:51 horas de un martes no solía acercarse por el bar y, mucho menos, decir:

– Ponme un emegé con tónica Schweppes, mucho hielo y un twist de limón… y tira la tónica despacito pero no lo la eches resbalando por la cucharilla que van a pensar mal de nosotros…

– Pronto para empezar, amigo.

Siempre es pronto y nunca es tarde, amigo bartender, es un día duro… pero te voy a decir una cosa: llega un momento en la vida en que tienes que echar dos cojones, lo que tú no hagas, nadie lo va a hacer por ti, tienes que mirar a los ojos al toro que te tocó lidiar, agarrar el mástil de la bandera y plantar los pies bien fuerte, no pasarán y del barco de Chanquete no nos moverán, decir “si” o decir “no” sin ningún miedo a las funestas consecuencias de la decisión tomada… tú sabes que hagas lo que hagas la has cagado… eso es así… pero un emegé con tónica Schweppes, mucho hielo y un twist de limón, con la burbuja de tu tónica tratada con respeto, sin perder ese maravilloso carbónico en absurdos malabarismos contra el cristalino hielo, ayuda a tragar esa tragedia que has mascado pero que se te ha hecho bola y no puedes digerir… joder, amigo bartender… que mi madre me ha pedido amistad en Facebook.

 – Dioooooooooooooooos, lo siento tío, ¿te pongo otra?

 – Venga.

 Buena semana amigos, que la fuerza os acompañe.

Foto Credit: Yo mismo, ¿pasa algo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s