Archivo de la etiqueta: Amores de barra

Sexo, chocolate y un Erasmus de la Baja Silesia.

Desde entonces en verano
nunca pido ensaladilla
ni antes de dos horas de digestión
me tiro al mar
he dejado de abusar
del tabaco, del café,
del tinto y del prozac,
pura Felicidad.
Felicidad. La Cabra Mecánica.

A veces no sabemos dónde empieza un problema y dónde empieza la solución, lo que yo sí sé es que el chocolate nunca es un problema y las más de las veces es la solución… no pensó eso durante un tiempo el joven Stanislaos Porlaniev, un joven estudiante polaco que, procedente una pequeña granja de la Baja Silesia, llegó a Valladolid con una beca Erasmus hace unos años, aunque finalmente se dio cuenta de que sí, el chocolate era la solución de sus problemas. Sigue leyendo Sexo, chocolate y un Erasmus de la Baja Silesia.

Amor, al revés no se escribe Roma, se escribe separado, con v y tilde en la segunda e.

Cinco relatos de amor (o casi) para San Valentín… y uno de propina.

Sigue leyendo Amor, al revés no se escribe Roma, se escribe separado, con v y tilde en la segunda e.

Un no hay huevos es la mínima distancia entre dos puntos.

Y ya le pueden dar 
bien por el culo a los fantasmas
de la soledad,
me bastan cuarenta duros de felicidad.
La rueca. Marea. 

Hola, amigos, ¡qué jodida es la vida!… y qué jodido es el funcionamiento del cerebro humano… yo en concreto no acabo de coger el truco al mío y llevo usándolo más de cuatro décadas… me pasa como a la Sra. Satanopoulas con el mando a distancia, lleva años con nosotros (el mando con la Sra. Satanopoulas y conmigo) pero cuando toca una tecla nadie tiene ni puta idea de lo que puede ocurrir…  este mando que hace lo que le da la gana, afirma… pues a mí lo mismo pero con mi cabeza… Sigue leyendo Un no hay huevos es la mínima distancia entre dos puntos.

Tónica, Bitter Kas, Coca Cola… y cuarto y mitad de lomo ibérico.

Y hablas para no oírme y bebes para no verme

yo callo y rio y bebo, no doy tregua ni consuelo

y no es por maldad lo juro, es que me divierte el juego.

Maldita dulzura. Vetusta Morla.

Hola, amigos, ¡qué jodida es la crisis!… pero ¿cualquier tiempo pasado fue mejor?… no siempre, porque el pretérito imperfecto tiene que ser peor que el futuro perfecto, aunque el pretérito pluscuamperfecto siempre será mejor que el futuro imperfecto de subjuntivo… digo yo. Sigue leyendo Tónica, Bitter Kas, Coca Cola… y cuarto y mitad de lomo ibérico.

Message in a bottle.

Esta mañana salí a caminar,
no me creía lo que veía,
cien mil millones de botellas
arrastradas por la corriente hasta la orilla…
parece que no estoy solo en esto de estar solo.

Message in a bottle – The Police

Hola amigos, ¡qué jodida es la crisis!… no tiene nada que ver, pero hoy me he acordado de cuando, antes de ser donante “profesional”, paseaba con mis cachorros y alguna amiga-conocida-vetetúasaberqué nos decía a la Sra. Satanopoulas y a mí: Hay que ver qué guapos, qué ricos, qué bien hacéis los niños. Y yo contestaba: Si quieres te hago uno… La Sra. Satanopoulas no esperaba ni la respuesta, me cogía del brazo apretando mucho y con cara de perro (guapo, pero perro) me sacaba de allí.

Sigue leyendo Message in a bottle.

La crisis de los cuarenta, el Badoo y el cigarrito de después.

Hola amigos, ¡qué jodida es la crisis!… ¿y la de los cuarenta?, los cuarenta ¿qué? barbitas, años, ¿años?, sí la crisis de los 40 también es jodida, pues también… (voy a parar porque así empiezan mis conversaciones con Otroyó y acabamos jugando al mus con Ely, Pato y Pajaroto… ya sé que somos cinco, pero Pajaroto sólo mira e invita a tabaco… que todo hay que explicarlo).

La crisis de los cuarenta, azota con fuerza a mi amiga Assumpta, que aparte de haber estado siempre de muy buen ver, es un encanto de persona y está casada con Mariano un buen amigo, el típico tío guapo de “toa” la vida, encantador también… la pareja perfecta… hasta que él cumplió los cuarenta… al lío Sigue leyendo La crisis de los cuarenta, el Badoo y el cigarrito de después.

Microrelatopoulas de karaokes, hombres y destinos.

Basado en hechos reales… por la esquina del viejo barrio los vi pasar

Por el amor desamujeeeeeer, somos dos hombres con un miismo desti-iiiino“, ja, ja, ja… ¡joder, míranos hermano!,  si es que estamos como el Busta y el Bisbi, “pero yo sé que ella me quiere a mí y que juega contigoooooooo”,  hoy lo partimos en el Karaoke…

– Hombre igual, igual…

– Bueno joder, nuestras calvitas, nuestras barriguitas, nuestra camisita desabotonoda hasta medio pecho, nuestra cadena de oro con el Cristo de Dalí… pero igualitos…

– Si tu lo dices… pero no era Bisbal era “el Alex

– Que sí coño, hoy en el karaoke, cinco roncolas, tú te marcas la del Battiato con lo de “los zingaros del desierto, yo la de Latino de Francisco tengo el color de una copa de vino”, la de Dos hombres y un destino a duo… y muy mal se tiene que dar la noche para que no acabemos haciéndonos una paja.

– Pero cada uno la nuestra…

– Ya veremos…

Buena semana amigos, que la fuerza os acompañe.

P.D. “Cuando lo manda el destino no lo cambia ni el más bravo, si naciste pa’ martillo del cielo te caen los clavos. La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida ay Dios”

Photo Credit: Boston Public Library