Por esta caja en el mismo orden.

Hola amigos, ¡qué jodida es la crisis!… es tan jodida que no nos podemos parar a pensar en las cosas importantes de la vida… por ejemplo, por qué cuando la cajera del supermercado al abrir una caja dice: “pueden pasar por esta caja en el mismo orden”; la gente entiende: “a ver, el hijodelagranputa que está el último de las tres colas que hay, sí, el que lleva dos carros hasta los topes, que pase por esta caja”... y pasa.

Aquí estamos acostumbrados a que cada uno llama las cosas como le sale de los cojones y a que cada uno entienda lo que quiera o mejor le convenga… al lío.

Sin ir más lejos, cuando empezaba la crisis no había crisis, se estaba produciendo un deterioro del contexto económico que pasó a ser una situación ciertamente difícil y complicada, pero nada de crisis. La hija del Juancar dejó al marido, pero era un simple cese temporal de la convivencia, no confundir con el cese definitivo de la actividad armada de los otros hijos de puta. Te equivocabas pensando que la crisis persistía, se estaba produciendo un crecimiento económico negativo que en lugar de hacer bajar los sueldos provocaba una devaluación competitiva de los salarios. Los jóvenes no emigran, aprovechan la movilidad exterior. Encuentras un minijob, que no es lo mismo que tener que aceptar un trabajo de mierda, pagado de pena y por el que te pagan por la mitad de horas de las que trabajas ante el riesgo de que te apliquen un procedimiento de ejecución hipotecaria, que no es lo mismo que el embargo de tu solución habitacional. No hay mucha gente en paro sino en busqueda activa de empleo, incluso algunos han recibido una indemnización en diferido… y todo así.

Cambiando de tema, el otro día voy al ambulatorio, mi médico tiene consulta por la tarde un día a la semana que, teóricamente, está reservada a trabajadores y estudiantes. Después de 25 minutos de espera, me llaman, pero una vieja se interpone en mi camino hacia la puerta:

Barbitas, yo no tengo cita ni falta que hace ¿verdad?. Déjame pasar, que me hizo ayer mal la receta y es un minutillo.

Y tú sabes que en realidad quiere decir: voy a pasar porque se me ha metido en el coño, le voy a decir lo de la receta, que me tome la tensión, que me pinche para el azúcar, que si estarán bien los resultados del Sintrom que no me fio de la enfermera y de paso que me mire la fístula, que me esta matando… y que mala que estoy y lo poco que me quejo.

– Lo siento, pero tengo mucha prisa…

Ella sabe perfectamente que quieres decir: mira vieja de los cojones, ahí tienes un cartel que tendrías que sacarte los ojos para no verlo en el que pone que las tardes de los miércoles los jubilados eviten acudir al médico para que la gente que trabajamos o estudiamos podamos pedir cita y no perder mucho el tiempo… yo llevo casi media hora esperando y no me sale de la polla que pases antes.

La vieja, que aún lenta de movimientos es ágil de mente, ya se ha metido en la consulta. Yo me meto detrás, mosqueadísimo.

– Señora, a tomar por culo de aquí, que me tocaba a mí, que usted no tenía ni cita ni nada.

– ¡Qué vergüenza, no respetáis nada!

– Yo de aquí no me muevo…

La médico me mira sonriente y dice:

– Usted quédese si quiere, pero bajo su resposabilidad, yo atenderé a la señora, no quiero líos… a ver Mª de la Asunción, desnúdese de cintura para abajo y ábrase de piernas, vamos a ver esa fístula. Usted, barbitas, rellene y firme este documento exonerándome de toda responsabilidad. Y tome, dese un poco de Vicks Vaporub debajo de la nariz, como en El silencio de los corderos, que vienen curvas… y, por lo que más quiera, no mire.

[Inciso: No sé vosotros, pero yo ahí leo entre líneas un “No hay huevos” de manual y veo un meme de Julio Iglesias “Vas a mirar… y lo sabes”.]

La vieja se sube la falda, se baja las medias, la faja, las bragas y todo lo bajable… se reclina sobre la camilla… ¡Dios mío, qué imagen, qué peste, qué su puta madreeeeeeeee!

La médico se pone a hacer que tuviese que hacer, a los dos o tres minutos se gira, se me queda mirando, se quita lentamente los guantes de latex…

– ¿Y esas lágrimas? No me diga que se ha emocionado.

– No, es que me he dado Vicks Vaporub a ver si además de amortiguar el olor me quitaba la visión periférica.

– Venga que en lo que se viste Mª de la Asunción te paso consulta… vaya buen rato ¿eh?

– ¿Buen rato? Me cagüenmiputavida, voy a estar un mes teniendo la digestión en diferido, la Sra. Satanopoulas va a experimentar un crecimiento negativo de la actividad sexual y voy a declarar un cese definitivo de la actividad onanistica.

Buen fin de semana, amigos. Que la fuerza os acompañe.

Photo Credit: Thomas Hawk

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s