Archivo de la etiqueta: Viej@s locuaces

El pensamiento gilipollas os hará libres.

Vuelven las colaboraciones de mis amigos “de Grecia, de Pucela, del Infinito y de más allá”  hoy se une a mi blog Pablo de El Don del Ocio, una web muy recomendable para enterarte de lo que se cuece por Valladolid. Todo un honor que una web seria recomiende a un inconsciente como yo y que su fundador sea tan inconsciente como para echar un rato a escribir en Palabras… ya sabéis que vosotros también tenéis la puerta abierta…  ¡dele, Don Pablo! Sigue leyendo El pensamiento gilipollas os hará libres.

Visitas de ultratumba(n) que tumba(n) que pe.

Dime si es verdad
que al fin descansas.
Dime si es verdad,
no oigo tu voz.

Cuéntame que ves
tan lejos,
al otro lado del
espejo.

Ouija. Los Enemigos.

Hola, amigos, ¡qué jodida es la crisis!… y jodidas son las preguntas que te torturan y eres consciente que nunca encontrarás respuesta para ellas, por ejemplo, ¿Morgan Freeman alguna vez cuando sale de la ducha y limpia el espejo empañado se asusta pensando que se le ha aparecido Nelson Mandela? ¿Robert de Niro alguna vez se ha presentado como: Soy Al Pacino no, el otro?… al lío. Sigue leyendo Visitas de ultratumba(n) que tumba(n) que pe.

El show debe continuar, no se le ocurra a esta gente descansar.

Bienvenidos al concierto 
gracias por estar aquí 
vuestro impulso nos hará seres eléctricos .
Bienvenidos. Miguel Ríos.

Hola, amigos, ¡qué jodida es la crisis!… también es jodida esta época previa a la Navidad, no son sólo cenas, son putos amigos invisibles, festivales, exhibiciones y un sin fin de movidas… y no nos da tiempo a preguntarnos por las cosas realmente importantes, ¿hay chinos negros? Sigue leyendo El show debe continuar, no se le ocurra a esta gente descansar.

Pocas balas para tanto bulo.

Hola amigos, ¡qué jodida es la crisis!… es tan jodida que no nos podemos parar a pensar en las cosas importantes de la vida… por ejemplo, ¿quién se merece más hostias? El cabrón que diseñó el restyling de las latas de Coca Cola y las ha hecho todas iguales de manera que el otro día quise comprar Coca Cola Zero y acabé comprando una Coca Cola Zero sin cafeína, sin gas, sin gluten, apta para veganos e intolerantes al aluminio, que ni quita el óxido de los tornillos, ni desatasca el W.C., ni desintegra un chuletón de Ávila, con su guarnición de patatas panaderas y pimientos verdes, ni sabe a ná… o me las merezco yo, que sigo consumiendo esa puta mierda que, según dicen algunos iluminados, es la Coca Cola Zero… al lío.

Un día, hace unos cuantos años, estaba en la playa de Gavdos tomándome una Cola Zero y una vieja más arrugada que una pasa, que se tostaba al sol del Mediterráneo en la tumbona contigua, mientras me pasa el que era, según mis cálculos, su quinto vodka con Red Bull, para tener las manos libres y encenderse su enésimo cigarro con la chusta del tercer canuto de la mañana, que se le resbalaba de las manos por tenerlas embadurnadas del aceite de oliva que utilizaba para acelerar su proceso de bronceado-churruscamiento, me dice:

– No bebas eso, es veneno, provoca cáncer.

– ¿Mi refresco? Creo que le haré caso, veo que es una experta en cosas que provocan cáncer.

– Qué experta, ni que experta… lo he leído en internet

– Acabáramos, si es así, ahora mismo lo dejo… ¡Camarero, un siete up!

– ¿No será Sevenap? – me dice la vieja.

– No, no sabe a ná, pero por lo menos refresca… – solté, sin poderme resistir a soltar el viejo chiste, ya sabéis lo simple que soy.

Pues claro, joder, si lo dice internet tiene que ser verdad… yo confío ciegamente en internet. Donde esté la wikipedia, un blog, un foro, el cuñado de un vecino, el primo de la hermana del kioskero, una revista con nombre molón, un iluminado en Cuarto Milenio, o lo que sea, que se quite la opinión de médicos, científicos de reconocido prestigio u organismos oficiales, especialistas de todo tipo… La verdad está en internet, preferiblemente en un blog de Blogspot, o en un Whatsapp, o en un correo electrónico de un desconocido (o conocido)… Claro, que tampoco te tienes que creer todo lo que diga internet, al final te conviertes en un desconfiado enfermizo, pierdes la confianza en el ser humano…

A mí, sin ir más lejos, el otro día me mandó un correo electrónico Yussuf Ideye, un primo mío de Nigeria del que no tenía conocimiento, que se expresaba en un castellano raruno. En el correo me comunicaba que nuestro tío Emmanuel Nwosu, del que tampoco tenía conocimiento hasta ese momento, pero al que todos llamábamos cariñosamente Uncle Emm, y que se había hecho millonario con negocios de importación y exportación de panela, pipas peladas, aceitunas sin hueso, patxarán y anacardo garrapiñado – ¡un verdadero emporio! -, había fallecido. Una vez repuesto del disgusto de la perdida de mi recién descubierto tío, seguí leyendo, Uncle Emm había sido un soltero empedernido, no tenía descendencia y los 370 millones de dolares de su herencia nos los repartíamos sus dos únicos sobrinos vivos, Yussuf Ideye y Alfonsas Satanopoulas. ¡Dioooooooooooooos! Sólo había un inconveniente, tenía que hacer llegar a Yussuf 2.500 $ para ir arreglando papeles… la Sra. Satanopoulas me decía que eso sonaba a timo, se metió en internet, leyó unos artículos y me insistió que esto era una Estafa Nigeriana de manual, yo le dije que mi primo Yussuf nunca haría eso, que si no te fías de la familia, de quién te vas a fiar… Qué coño de 2.500 $, le mandé el número de cuenta, por si necesitaba algo más…

¿Y qué ha pasado? Pues nada, Yussuf debe de estar liado porque no me contesta los mails, pero ya ha retirado los 2,500 $ iniciales y otros 2.000 $ unos días después… ¡esto marcha! ¿Y qué es esta pequeña espera comparada con recuperar un primo perdido y una herencia de 185 millones de dólares? Anda que si me llego a fiar de internet y la Sra. Satanopoulas…

Buen fin de semana, amigos. Que la fuerza os acompañe.

Photo Credit: Reiterlied

Por esta caja en el mismo orden.

Hola amigos, ¡qué jodida es la crisis!… es tan jodida que no nos podemos parar a pensar en las cosas importantes de la vida… por ejemplo, por qué cuando la cajera del supermercado al abrir una caja dice: “pueden pasar por esta caja en el mismo orden”; la gente entiende: “a ver, el hijodelagranputa que está el último de las tres colas que hay, sí, el que lleva dos carros hasta los topes, que pase por esta caja”... y pasa. Sigue leyendo Por esta caja en el mismo orden.

Queratina, Varón Dandy, Bisontes y armarios cerrados.

Hola amigos, ¡qué jodida es la crisis!… es tan jodida que no nos podemos parar a pensar en las cosas importantes de la vida… por ejemplo, (…), ¿cómo que (…)? pues sí (…)

Esta semana ha sido tan jodida que no he podido pensar en las cosas importantes de la vida, sí que he oído y leído varias veces una sabia frase: “Aquel que no conoce su historia está condenado a repetirla”. Y me ha quedado ahí el run run.

Sigue leyendo Queratina, Varón Dandy, Bisontes y armarios cerrados.

El smartphone me confunde

Hola amigos, ¡qué jodida es la crisis!… es tan jodida que no nos podemos parar a pensar en las cosas importantes de la vida… por ejemplo, ¿existe la reencarnación? ¿te puedes reencarnar en un smartphone? Sigue leyendo El smartphone me confunde