Archivo de la etiqueta: Mercadona

No es banco de semen para viejos…

Escrito originalmente en octubre de 2013 y publicado en mi facebook, he adaptado la historia al día de hoy que para eso cumplo años y no ha perdido vigencia… creo.

Hola amigos, ¡qué jodida es la crisis!… bueno, hay crisis y crisis, por ejemplo yo hoy cumplo cuarentaypico años y la de los cuarenta ni la he olido… la Sra. Satanopoulas no me ha dejado dejarla, ni me ha dejado comprarme el descapotable, ni me ha dejado empezar a quedarme calvo, ni teñirme el pelo, ¡joder! ni siquiera me ha dejado echarme una novia 20 años más joven que ella… Sigue leyendo No es banco de semen para viejos…

Puñaladas de carne… por una buena causa.

Hola amigos, ¡qué jodida es la crisis!… es tan jodida que no nos podemos parar a pensar en las cosas importantes de la vida… por ejemplo, ¿si un embutido está curado es que ha estado previamente enfermo?, ¿y si ha estado enfermo quién te asegura que de verdad está curado?, ¿de qué enfermedad se ha curado? No es lo mismo haber tenido un catarro que gonorrea… eso debería constar en el etiquetado ¿no? Sigue leyendo Puñaladas de carne… por una buena causa.

Little Trouble in Big China (I) Si tú me dices chino, chino, chino del alma…

Este escrito salío a la luz del 19 de julio de 2013, sorprendentemente, hablabamos por entonces de Barcenas, de los E.R.E.S., de futbolistas que lloran… y seguimos hablando de ello… os cuento la historia de mi amigo, del que nunca me acuerdo del nombre, que se fue a montar un negocio a China y se tuvo que volver con el rabo entre las piernas (por cierto, qué postura más incómoda)… todo adornado de tópicos y alguna que otra leyenda urbana… ¡cómo debe de ser!

Hola amigos, ¡qué jodida es la crisis!… aquí seguimos, que si dinero A, que si dinero B, que si Bárcenas, que si los ERES, que si su mismísima puta madre… y el otro día vi como un futbolista lloraba como una “mandalena” porque se despedía de su equipo de toda la vida para irse uno de los clubes más importantes del mundo (dicen, que a mi me sacas de los colores rojiblancos de mi Olimpiakos…), como si le hubiesen obligado a irse, pobrecito mío… pero bueno, ya me lo dice un amigo siempre “las penas con billetes de 500 son menos penas“.

Vamos a ver, que hay inquietud, la gente me para por la calle (y lo juro” jurao”) para preguntarme si de verdad tengo un amigo que tiene un restaurante en China… (pincha aquí para saber el porqué de estas preguntas), ¡madre de Dios, qué preguntas!… no “sus” enteráis de nada… pues claro que no tengo un amigo que tiene un restaurante en China… tengo un amigo que ” t – e – n – í – a” un restaurante en China y se tuvo que volver, ¿por qué?, pues porque no es oro todo lo que reluce… al lío. Sigue leyendo Little Trouble in Big China (I) Si tú me dices chino, chino, chino del alma…