Archivo de la etiqueta: falete

Tengo una pregunta para usted y otra para su puta madre.

Pero hombre, ¿es que no lo ve?,
¿no?
Pero oiga, ¿es que no sabe usted?,
¿no?
¿No sabe que no puede ser
un inútil?
¿O acaso es que no se lo cree?,
¿o qué?.
Yo, el rey. Los Enemigos.

Hola, amigos, ¡qué jodida es la crisis!… aunque más jodida es una campaña electoral en mitad del periodo pre-navideño que yo no sé si voy a votar a Papá Noel o tengo que darle mi carta a los Reyes Magos al interventor (o interventora) del PACMA en la mesa electoral en la que me corresponda celebrar la fiesta de la democracia.

Sigue leyendo Tengo una pregunta para usted y otra para su puta madre.

Anuncios

Me cago en mi puta vida no, lo siguiente.

Allá por el 4 de octubre de 2013 se celebraba el Día Mundial de la Sonrisa, yo no debía andar muy inspirado y, para colmo, no debí de levantarme con buen pie ese día… por otro lado sigo sin aguantar el “esto no, lo siguiente” y el “¿sí o qué?” pero esa es otra historia.

Hola amigos, ¡qué jodida es la crisis!… pero si hay una crisis mala, pero mala, mala, es la crisis de creatividad unida a un carácter sombrío. Es un querer y no poder… es pensar en algo para escribir y que todo lo que salga sea bilis… este viernes no escribo nada…

Pero hoy me levanto y veo que es el Día Mundial de la Sonrisa, venga no voy a llevar la contraria, sonrío… al lío. Sigue leyendo Me cago en mi puta vida no, lo siguiente.

De sufrir y na’ más que de sufrir.

Hola amigos, ¡qué jodida es la crisis!… es tan jodida que no nos podemos parar a pensar en las cosas importantes de la vida… por ejemplo, si todos tenemos un doble por ahí, ¿los dobles tendrán una mitad por aquí?, ¿Falete tendrá un doble o, como mucho, una mitad?, ¿o tendrá un doble, doble?… ¡¡paaaaaaaara!! Sigue leyendo De sufrir y na’ más que de sufrir.

In vino veritas.

Hola amigos, ¡qué jodida es la crisis!… agravándose por momentos por obra y gracia de las Navidades, joder con las Navidades, cena, comida, cena… después de la siesta de la comida de Navidad, “¿No quieres merendar nada hijo?, ¿quieres que te fría unos huevos?”, “no madre, podría reventar”, “venga hijo, come algo que te estás quedando flaco”… “Venga, qué cojones ¡aquí hemos venido a jugar!, venga trae esos huevos, una hogaza de pan y un litro vino” y si uno tiene que morirse, se muere y a tomar por culo, pero que tu madre no se quede con el come-come de que te vas con hambre… Sigue leyendo In vino veritas.