Archivo de la etiqueta: Grecia

Pocas balas para tanto bulo.

Hola amigos, ¡qué jodida es la crisis!… es tan jodida que no nos podemos parar a pensar en las cosas importantes de la vida… por ejemplo, ¿quién se merece más hostias? El cabrón que diseñó el restyling de las latas de Coca Cola y las ha hecho todas iguales de manera que el otro día quise comprar Coca Cola Zero y acabé comprando una Coca Cola Zero sin cafeína, sin gas, sin gluten, apta para veganos e intolerantes al aluminio, que ni quita el óxido de los tornillos, ni desatasca el W.C., ni desintegra un chuletón de Ávila, con su guarnición de patatas panaderas y pimientos verdes, ni sabe a ná… o me las merezco yo, que sigo consumiendo esa puta mierda que, según dicen algunos iluminados, es la Coca Cola Zero… al lío.

Un día, hace unos cuantos años, estaba en la playa de Gavdos tomándome una Cola Zero y una vieja más arrugada que una pasa, que se tostaba al sol del Mediterráneo en la tumbona contigua, mientras me pasa el que era, según mis cálculos, su quinto vodka con Red Bull, para tener las manos libres y encenderse su enésimo cigarro con la chusta del tercer canuto de la mañana, que se le resbalaba de las manos por tenerlas embadurnadas del aceite de oliva que utilizaba para acelerar su proceso de bronceado-churruscamiento, me dice:

– No bebas eso, es veneno, provoca cáncer.

– ¿Mi refresco? Creo que le haré caso, veo que es una experta en cosas que provocan cáncer.

– Qué experta, ni que experta… lo he leído en internet

– Acabáramos, si es así, ahora mismo lo dejo… ¡Camarero, un siete up!

– ¿No será Sevenap? – me dice la vieja.

– No, no sabe a ná, pero por lo menos refresca… – solté, sin poderme resistir a soltar el viejo chiste, ya sabéis lo simple que soy.

Pues claro, joder, si lo dice internet tiene que ser verdad… yo confío ciegamente en internet. Donde esté la wikipedia, un blog, un foro, el cuñado de un vecino, el primo de la hermana del kioskero, una revista con nombre molón, un iluminado en Cuarto Milenio, o lo que sea, que se quite la opinión de médicos, científicos de reconocido prestigio u organismos oficiales, especialistas de todo tipo… La verdad está en internet, preferiblemente en un blog de Blogspot, o en un Whatsapp, o en un correo electrónico de un desconocido (o conocido)… Claro, que tampoco te tienes que creer todo lo que diga internet, al final te conviertes en un desconfiado enfermizo, pierdes la confianza en el ser humano…

A mí, sin ir más lejos, el otro día me mandó un correo electrónico Yussuf Ideye, un primo mío de Nigeria del que no tenía conocimiento, que se expresaba en un castellano raruno. En el correo me comunicaba que nuestro tío Emmanuel Nwosu, del que tampoco tenía conocimiento hasta ese momento, pero al que todos llamábamos cariñosamente Uncle Emm, y que se había hecho millonario con negocios de importación y exportación de panela, pipas peladas, aceitunas sin hueso, patxarán y anacardo garrapiñado – ¡un verdadero emporio! -, había fallecido. Una vez repuesto del disgusto de la perdida de mi recién descubierto tío, seguí leyendo, Uncle Emm había sido un soltero empedernido, no tenía descendencia y los 370 millones de dolares de su herencia nos los repartíamos sus dos únicos sobrinos vivos, Yussuf Ideye y Alfonsas Satanopoulas. ¡Dioooooooooooooos! Sólo había un inconveniente, tenía que hacer llegar a Yussuf 2.500 $ para ir arreglando papeles… la Sra. Satanopoulas me decía que eso sonaba a timo, se metió en internet, leyó unos artículos y me insistió que esto era una Estafa Nigeriana de manual, yo le dije que mi primo Yussuf nunca haría eso, que si no te fías de la familia, de quién te vas a fiar… Qué coño de 2.500 $, le mandé el número de cuenta, por si necesitaba algo más…

¿Y qué ha pasado? Pues nada, Yussuf debe de estar liado porque no me contesta los mails, pero ya ha retirado los 2,500 $ iniciales y otros 2.000 $ unos días después… ¡esto marcha! ¿Y qué es esta pequeña espera comparada con recuperar un primo perdido y una herencia de 185 millones de dólares? Anda que si me llego a fiar de internet y la Sra. Satanopoulas…

Buen fin de semana, amigos. Que la fuerza os acompañe.

Photo Credit: Reiterlied

Anuncios

Rodrigas Ratofakis y la conjetura de que a escote nada es caro.

Hola amigos, ¡qué jodida es la crisis!… es tan jodida que no nos podemos parar a pensar en las cosas importantes de la vida… por ejemplo, ¿es verdad que lo barato sale caro?, ¿es mejor muchos pocos que pocos muchos? Y sobre todo, ¿es verdad que a escote nada es caro? Sigue leyendo Rodrigas Ratofakis y la conjetura de que a escote nada es caro.

El pequeño Mistetas: rescate en el Peloponeso.

Hola amigos, ¡qué jodida es la crisis!… pero se acerca el Mundial y se acaban los males del país, Pablemos, el hijo de Camilo Sesto y demás han sido un entretenimiento entre el final Liga, la Champions y que empezaba el Mundial… pa’ pasar el rato y eso. Sigue leyendo El pequeño Mistetas: rescate en el Peloponeso.

La voz de mi conciencia lleva un pijama azul y una gorra a juego.

Hola amigos, ¡qué jodida es la crisis!… y también debe ser jodida la crisis de pareja, cosa que me preocupa últimamente… no, no tiene nada que ver con la Sra. Satanopoulas y su maravilloso esposo, no, es algo que me ha dado por pensar, incluso a veces hablo de ello en el blog… pero claro, como ahora casi no me leéis, me estáis abandonando inexorablemente, ¡cabrones!, ¡hijosdep…

– ¡Quieto Alfonsas!, no te das cuenta que los que te están leyendo no tiene la culpa de que los demás no te lean, la tendrás tú, “pringao” que eres muy cansino, y cada uno lee lo que le sale de la chorra – me lo dice mi otro yo, yo lo llamo Otroyó, y me lo imagino bajito, con pijama azul, gorra azul con orejeras, una amiga que es un elefante rosa, un pato que se llama Pato, y una perrita naranja… ¡qué cosas! – es como cuando vas a una reunión del colegio – continúa Otroyó – y echan la bronca porque no va nadie, pero te la comes tú que sí que estás allí, es igual… ¡joder Alfonsas!, cuenta algo que mole, una historia de amor no correspondido, acción, intriga, persecuciones, bellas mujeres, hombres apuestos y valientes…

Voy a hacer caso a Otroyó, que a veces acierta… al lío.

Es una historia que me pasó con mi primer móvil, estando yo cedido en segunda en el Panargiakos F.C., ya os he contado alguna historia de entonces (leer), solía ir a entrenar en autobús y un día entablé conversación con una chica guapísima, simpática, con una conversación inteligente… el caso es que la joven me dice que se baja en la siguiente parada y que si le doy mi móvil… claro, yo se lo dí…

Pues la hija de puta, lo cogió de verdad y empezó a correr, saltó del bus que se acababa de abrir, yo corriendo detrás, ella más deprisa, yo más… casi la estaba alcanzando… de repente fundido en negro…

Desperté en el hospital, con un dolor de cabeza de su puta madre, dos dientes rotos, otros dos se me movían… una noche en observación… la muy zorra se había metido en una tienda de Imaginarium por la puerta pequeña, yo me metí detrás… desde ese día no se sabe si es la puerta de un Imaginarium o una entrada lateral de la Mezquita de Córdoba.

¿Y el móvil?, os preguntaréis… Pues sería el robo… yo que sé…

Pero volviendo al tema de las relaciones de pareja y sin salir del tema móvil, os voy a contar la inquietante historia de los “cuñaos” de “el Logi”: “el Yordi” y su mujer “la Blanqui”, pareja que ya tuvieron en su momento otra inquietante historia y que algún día colgaré en el blog.

– Menuda movida, Alfonsas – me dice el Logi.

– ¿Qué pasa Logi?

– Joder, la Blanqui que hace dos viernes se fue de cena con unas amigas y no volvió a casa, el domingo manda un “guasapal Yordi:

 Vete a tomar por culi, cabronazi. No quiero volver a verte en la puta vida. Voy a rehacer mi vida con un hombre de verdad, no cimo tú, mindundi, pagafantas… Te puedes quedar con el piso, con los dos coches, con los niñis, con el perro y con mi madre, desgraciado, cornudi, tontolapolla… que te jodan [y unos emoticonos con bailarinas y mierdas con ojos]

– Y él, ¿como se lo tomó?

– Menos lo de su suegra, con bastante serenidad.

– Y “la Blanqui” ¿no dijo más?

– Sí, al rato mandó otro mensaje:

“Estos putos teclados con la i y la o tan pegados… culo, cabronazo, como, niños, cornudo… colócalo como corresponda, luser, que eres un luser… ¡y la tienes muy pequeña!”

– ¡Joder con tu cuñada!

– Calla, que viene lo mejor, a los cuatro días aparece en casa como si nada.

– ¿Y “el Yordi”?

– Tan contento, resulta que ella se había liado un poco, se habían hecho un “no hay huevos a desayunar en Gijón”, se habían encontrado con otras amigas que estaban de vacaciones allí, una cosa llevó a la otra… y hasta el viernes siguiente.

– ¿Y los mensajes?

– Nada, que debió de dejarse el móvil sin bloquear en el bolso, como el primer contacto es “AA el Yordi”, pues se le escribieron solos, fíjate que movida… ¡putos móviles!

– Ya te digo, ¿y el Yordi no ha hecho nada?

– Sí, joder, el Yordi es un tipo listo… la ha descargado una aplicación con un bloqueo de seguridad para el móvil y la regaló un bolso con un bolsillito exterior para el smartphone.

– Lo normal.

– Lo normal.

Aaaaaah, Otroyó también tiene un amigo pájaro que se llama Pajaroto… ¡qué cosas!

Buen fin de semana amigos, que la fuerza os acompañe.

Manolas Bombosiakis y el felpudo de su abuela.

Hola amigos, ¡qué jodida es la crisis!… pero hay que echarle cojones, yo intento no entrar en polémicas en la redes sociales, ni en la calle, ni, ni, ni… en tu puta casa, ¿algún problema?, eso no me lo dices ahí fuera… me he quedado con tu cara, sé donde vives. Venga coño, hay que echarle valor y decirlo: Sigue leyendo Manolas Bombosiakis y el felpudo de su abuela.

Media vida a rastras y a contraluz.

Hola amigos, ¡qué jodida es la crisis!… ahora, que haciendo calorcito y una vez que sale el sol todo el mundo está como más contento, eso sí, a la peña se le va la pinza… y mucho. El otro día he tenido que llamar la atención a una señora que iba en top-less por el Paseo Zorrilla a las 3 y media de la tarde:

– Señora, no me parece de recibo que vaya a estas horas dirección Plaza Desnuda, semi zorrilla… perdón semi desnuda en dirección Plaza de Zorrilla.

– Mira barbitas, con el solito y el calorcito que hace voy como me da la gana, ¿te molesta?

-Pues sí señora, el sol me molesta de cojones y no puedo verla bien esas tetorras, y para colmo me viene a contraluz y no puedo ni hacer una foto en condiciones.

– ¿Algo más, payaso?

– Sí, ¿la importa darse la vuelta y le hago una fotito con mejor luz?, que no es pa’ mí, que es pa’l instagram.

El sol y los primeros días de calor siempre me recuerdan a mi ex-compañero del Olimpiakos el costamarfileño Jérôme Badajoise, un pedazo de ser humano de dos metros y piel de ébano, con el que compartí vestuario y aventuras. Su primera primavera en Grecia se empeña en ir a una playa nudista a Plakias, en Creta, al primer rayo de sol… al lío

Os imagináis que Jérôme cumplía el tópico del tamaño del miembro, pues claro coño, en el equipo era conocido como la Mamba de Bas-Sassandra, al igual que este peligroso reptil africano su tamaño oscilaba entre los 2,5 y los 4,5 metros… tumbado.

Tal era el calibre del aparato que se tuvo que someter a un tratamiento revolucionario para provocarle simultáneamente Eyaculación Precoz y un Trastorno de Déficit de Atención, si estaba más de dos minutos en erección, no solo se acumulaba toda la sangre en la chorra y perdía el conocimiento (esto es más habitual en una parte de la población de lo que se cree) sino que tardaba tanto tiempo en volverle a circular la sangre normalmente que se le necrosaban las extremidades y en un par de relaciones sexuales muy intensas los médicos pensaron que iba a sufrir daños cerebrales irreversibles y necesitó rehabilitación.

Y os preguntaréis ¿por qué Trastorno de Déficit de Atención?, los médicos suponían que al no poder fijar su atención durante mucho tiempo en una misma actividad sus encuentros sexuales se prolongarían mucho, esto no siempre funcionaba porque a veces en mitad de un polvo se despistaba y lo dejaba para hacerse una paja y claro, así no.

Vuelvo al asunto de la playa, allá nos fuimos con Josu Jon Illiescu y Bruce Leezowski, nada más llegar y quedarnos en bolas, tiramos para el chiringuito, pedimos unos botellines y nos sentamos en el tronco de un árbol, venga risas y venga botellines, hasta que Jérôme que llevaba todo el rato callado nos dice:

– Si tenéis la amabilidad de retirar los botellines y levantar vuestras posaderas de mi cipote, igual me puedo dar un baño.

Nos levantamos, él se sacudió la arena, los botellines y las cascaras de cacahuetes salados y tiró para el agua, se introdujo con la natural y salvaje elegancia que caracterizaba a Jérôme… la chorra entró a rastras.

A los 10 minutos viene Jérôme escoltado por dos Municipales, él cabizbajo, muy disgustado… su chorra detrás, a rastras, con un bulto negro en lontananza:

– ¿Qué ocurre agentes?

– Váyanse de aquí, no vamos a dar parte por ser quienes son.

– ¿Qué ha pasado, agentes?

– Su compañero la ha liado parda, quizá ignoren que estamos en una zona de incalculable valor ecológico, pero su compañero al entrar en el agua ha removido todos el fondos marino, ha destrozado la barrera de coral y ha causado daños irreparables en la colonia de tortugas lanudas del….

– ¡Joder Jérôme!

– Ahí no queda la cosa, al ponerse boca arriba bruscamente…

– ¡Joder, me había picado una medusa!

– Decía que al darse la vuelta bruscamente ha metido un pollazo a una barca de pedales en la que iban dos niños con su abuela, los niños están conmocionados, les ha rescatado una moto de agua, como no cabían todos, los pequeños se han agarrado al nabo de su amigo y según se acercaban a la orilla más niños se han ido subiendo pensando que era una atracción como una salchicha hinchable de esas, se ha organizado un tumulto de la hostia… por cierto, ¿han venido en coche?, ¿nos pueden dejar el gato?

– Madre mía, no me diga que se les ha pinchado la rueda de la moto de agua – digo para que el ambiente se suavizase.

– No señor – nos dice señalando al final de la descomunal chorra de nuestro amigo, el bulto negro se había convertido en una vieja succionando con fiereza la puntita nada más – pero de alguna manera habrá que soltar a la abuela de los niños porque no hay cristo…

Buen fin de semana amigos, que la fuerza os acompañe.

Photo Credit: Tambako The Jaguar

Arkaitz, pellejo pa’trás y pumba.

Hola amigos, ¡qué jodida es la crisis!… y hay cosas que no ayudan, por ejemplo, yo esta semana os quería hablar de las empresas de telefonía y cómo se aprovechan de nuestras madres para enriquecerse de forma poco ética, pero resulta que el miércoles estaba viendo la tele por la mañana, llega la Sra. Satanopoulas y me dice un poco confundida que ha leído que en el ABC dicen que hay que evitar la masturbaciónSigue leyendo Arkaitz, pellejo pa’trás y pumba.