Archivo de la etiqueta: cosas de médicos

Que no sepa tu mano derecha lo que te haces con la izquierda.

Que no vale la pena discutir,
si lo podemos arreglar a tiros.
Que en esta escalera de vecinos,
el quinto patio no puede decidir.
Que no sepa tu mano izquierda
lo que hace la derecha.

Que no sepa tu mano izquierda lo que hace la derecha.

E. Bunbury

Hola, amigos, ¡qué jodida es la crisis!… dice Pablo, “Oye, Pedro ¿hacemos un pacto?”, y contesta el otro “¿Qué pacto?” “Tú pones el culo y yo el artefacto.” “¿Cómo te voy a decir que no, si me lo dices poniendo esos ojitos, bribonazo?», “¡Qué ojitos ni que pollas, si estamos hablando por Whatsapp!” “Y el emoticono ¿qué?” “¡Joder!, la mierda con ojos, que se me  ha colao, perdona.” “Ji, ji, ji… perdonado, tontorrón, que tienes labia hasta por Whatsapp… que no digo yo que esté pasando así, pero tampoco puedo asegurar que no… al lío.

El tema es un poco cansino ¿por qué hay que decantarse por una o por otra?, yo la verdad es que unos días prefiero la derecha, pero si quiero que parezca que me la hace otra persona me masturbo con la izquierda – decía siempre Jesús Carlos Diestro Maestro– y si llevo mucho tiempo con la izquierda, me siento en la mano derecha y cuando se me duerme, parece que me masturba una tercera persona… lo curioso es que si me siento sobre la izquierda hasta que se duerme, cuando me la machaco me parece que me la estoy haciendo yo mismo con la derecha.

8024593675_f9dd301196_z

Lo cierto es que Jotacé, como le gustaba hacerse llamar, soñó desde su más tierna adolescencia con ser un follador, uno de esos hombres que hoy están con una y mañana con otra (u otras dos)… y a su forma lo consiguió, matándose a pajas, pero vaya si lo consiguió. Siempre es de admirar aquella gente que consigue hacer realidad sus sueños.

El caso es que quiso ir un paso más allá y un día al levantarse se hizo un café en su flamante Nespresso con la mano izquierda, y le pareció que le había hecho el café otra persona y le pareció bien y pensó “What else?”… más tarde, en el ejercicio de su profesión de proctólogo, decidió practicar un tacto rectal a un paciente con la izquierda, y al paciente le pareció que se lo había hecho otro profesional… y le pareció bien (a él y al paciente)… ese mismo día había quedado con Esperanza, su novia de toda la vida, y la metió mano, pero con la mano izquierda, y a ella le gustó, «Jotacé, ¿qué me haces?, parece que me esté tocando otra persona”… y le pareció mal, y la dejó al instante, porque él siempre había valorado la fidelidad en la mujer…

Tanto se acostumbró a hacer las cosas con la mano izquierda que la mano derecha empezó a sentir envidia… y ahí empezaron los problemas… cuando se intentaba masturbar con la mano izquierda, la derecha parecía adquirir vida propia e impedía a la izquierda realizar la función requerida de forma óptima, lo cual, unido a que había abandonado a Esperanza, hizo que Diestro Maestro empezase a acumular semen en sus gónadas con evidente riesgo de sufrir una embolia o la tan temida muerte blanca… cuando por motivos profesionales tenía que practicar un tacto rectal y quería hacerlo con la izquierda, la derecha introducía otro dedo (o varios), provocando desgarros anales en, al menos, catorce ocasiones, con lo cual se redujo el número de sus pacientes de forma directamente proporcional al aumento del número de demandas judiciales por mala praxis

Más adelante fue la mano izquierda la que al sentirse desplazada empezó a hacer de las suyas, de manera que era un suplicio ejecutar cualquier acción que requiriese actividad manual, la gente no quería saber nada de él, evitaba su compañía… no cayó en la bebida ni en las drogas porque sus manos le impedían agarrar la botella o hacerse un canuto o una raya de rectitud y longitud decente… sin amigos, sin trabajo, con los huevos como dos balones de Nivea… la vida de Jotacé Diestro Maestro se convirtió en una agonía.

Hallado muerto en extrañas circunstancias el otrora prestigioso proctólogo Don Jesús Carlos Diestro Maestro.

Todo apunta a un suicidio… y bla, bla, bla…

Rezaba el titular del periódico local el Día del Corpus de 2007.

– Nunca se aclaró del todo, amigo – me contaba Josu Jon A. de Borbón, inspector jefe de la Unidad de Delitos Ofimáticos y Para-anormales del CNP – todo apuntaba al suicidio, un tiro en la sien izquierda, ejecutado por su mano izquierda… parece que lo intentó en varias ocasiones hasta que reunió el valor suficiente, había al menos cinco disparos en las paredes de la habitación, las pruebas con rodizonato de sodio evidenciaron presencia de pólvora y nos indicaban que había disparado con ambas manos, una nota de suicidio escrita con la mano derecha, pero con correcciones que parecían hechas por un zurdo… y lo más extraño de todo es que había evidentes signos de lucha, tenía heridas defensivas en ambas manos y restos de piel del que extrajimos ADN de el propio señor Diestro… como si se hubiese estado intentando arrebatar el arma a sí mismo… todo muy extraño… por no hablar de la extremada inflamación de sus testículos y tal y tal y tal….

Y pensaréis: ¿qué coño nos estás contando?… pues no lo sé, porque me he sentado un buen rato sobre las manos hasta que se me han dormido, antes de ponerme delante del ordenador y a saber quién lo ha escrito… desde luego a mí me ha parecido lo hacía otra persona.

Buen fin de semana, amigos, que la fuerza os acompañe.

Photo Credit: Kristina Alexanderson

Pieles sobrantes, planes frustrados y consejos paternos.

Estás solo en casa y tienes un problema
y no sabes como decírselo a Almudena
piensas que se trata de algo muy sucio
pero sólo tienes que cortar tu prepucio
ven a mi clínica de piel y venéreas de una vez
Opera tu fimosis. Siniestro Total.

Hola, amigos, ¡qué jodida es la crisis!… es tan jodida que ya no nos preocupamos de las cosas importantes de la vida… ¿a qué contenedor van las uñas que te cortas?, ¿al de orgánico?, ¿y el pelo?, ¿y los condones?, ¿una parte al orgánico y otra a los envases?, ¿y la piel de prepucio que se corta en las circuncisiones? Seguir leyendo Pieles sobrantes, planes frustrados y consejos paternos.

El show debe continuar, no se le ocurra a esta gente descansar.

Bienvenidos al concierto 
gracias por estar aquí 
vuestro impulso nos hará seres eléctricos .
Bienvenidos. Miguel Ríos.

Hola, amigos, ¡qué jodida es la crisis!… también es jodida esta época previa a la Navidad, no son sólo cenas, son putos amigos invisibles, festivales, exhibiciones y un sin fin de movidas… y no nos da tiempo a preguntarnos por las cosas realmente importantes, ¿hay chinos negros? Seguir leyendo El show debe continuar, no se le ocurra a esta gente descansar.

Que la Scénic es mía y le cambio las bombillas cuando quiero.

Siete vidas tengo que cumplir
aguantaré hasta sentir
que este misterio
lo comparto junto a ti.
Uy, uy, uy, mi gato hace uy, uy, uy,
uy, uy, uy, mi gato hace ay, ay, ay, ay,
Rosario Flores.

Hola, amigos, ¡qué jodida es la crisis!… las crisis de pareja son jodidas también, y cambiar una bombilla de una faro de la Scénic más jodido todavía y si combinas pareja y bombillas de Scénic más aún…

Seguir leyendo Que la Scénic es mía y le cambio las bombillas cuando quiero.

Hagas lo que hagas ponte bragas.

Y sucede que se me ha alegrado el día ¡coño!
al ver al sol secándose, en tu ventana: tus bragas.

Extremoduro

Hola amigos, ¡qué jodida es la crisis!… y la falta de criterio también, yo me he afeitado y me veo gordo, pero mi madre me ve siempre muy flaco, sin embargo piensa que la ropa me queda pequeña y todas las camisetas me tiran de la sisa… y el otro día la típica lista que se cree moderna porque lee cuatro chorradas en redes sociales me dijo que yo era un fofisano ¿sabéis lo que la dije yo?

Seguir leyendo Hagas lo que hagas ponte bragas.

Augusto, el hombre que susurraba a sus testículos.

Hola amigos, ¡qué jodida es la crisis!… que ya no sé si irme a mi país o quedarme en este, cuentan que allí si vas al cajero te dan 60 pavos (50, si se han acabado los billetes de 20) y aquí cada vez que voy al cajero me sale un papel que pone “Operación Denegada” (una risa enlatada y un vete a tomar por culo por lo bajinis, si se ha acabado el papel).

A veces me planteo seriamente irme para allá, pero se me pasa rápidamente, ¡joder, que el dinero no da la felicidad!… al lío. Seguir leyendo Augusto, el hombre que susurraba a sus testículos.

Pocas balas para tanto bulo.

Hola amigos, ¡qué jodida es la crisis!… es tan jodida que no nos podemos parar a pensar en las cosas importantes de la vida… por ejemplo, ¿quién se merece más hostias? El cabrón que diseñó el restyling de las latas de Coca Cola y las ha hecho todas iguales de manera que el otro día quise comprar Coca Cola Zero y acabé comprando una Coca Cola Zero sin cafeína, sin gas, sin gluten, apta para veganos e intolerantes al aluminio, que ni quita el óxido de los tornillos, ni desatasca el W.C., ni desintegra un chuletón de Ávila, con su guarnición de patatas panaderas y pimientos verdes, ni sabe a ná… o me las merezco yo, que sigo consumiendo esa puta mierda que, según dicen algunos iluminados, es la Coca Cola Zero… al lío.

Un día, hace unos cuantos años, estaba en la playa de Gavdos tomándome una Cola Zero y una vieja más arrugada que una pasa, que se tostaba al sol del Mediterráneo en la tumbona contigua, mientras me pasa el que era, según mis cálculos, su quinto vodka con Red Bull, para tener las manos libres y encenderse su enésimo cigarro con la chusta del tercer canuto de la mañana, que se le resbalaba de las manos por tenerlas embadurnadas del aceite de oliva que utilizaba para acelerar su proceso de bronceado-churruscamiento, me dice:

– No bebas eso, es veneno, provoca cáncer.

– ¿Mi refresco? Creo que le haré caso, veo que es una experta en cosas que provocan cáncer.

– Qué experta, ni que experta… lo he leído en internet

– Acabáramos, si es así, ahora mismo lo dejo… ¡Camarero, un siete up!

– ¿No será Sevenap? – me dice la vieja.

– No, no sabe a ná, pero por lo menos refresca… – solté, sin poderme resistir a soltar el viejo chiste, ya sabéis lo simple que soy.

Pues claro, joder, si lo dice internet tiene que ser verdad… yo confío ciegamente en internet. Donde esté la wikipedia, un blog, un foro, el cuñado de un vecino, el primo de la hermana del kioskero, una revista con nombre molón, un iluminado en Cuarto Milenio, o lo que sea, que se quite la opinión de médicos, científicos de reconocido prestigio u organismos oficiales, especialistas de todo tipo… La verdad está en internet, preferiblemente en un blog de Blogspot, o en un Whatsapp, o en un correo electrónico de un desconocido (o conocido)… Claro, que tampoco te tienes que creer todo lo que diga internet, al final te conviertes en un desconfiado enfermizo, pierdes la confianza en el ser humano…

A mí, sin ir más lejos, el otro día me mandó un correo electrónico Yussuf Ideye, un primo mío de Nigeria del que no tenía conocimiento, que se expresaba en un castellano raruno. En el correo me comunicaba que nuestro tío Emmanuel Nwosu, del que tampoco tenía conocimiento hasta ese momento, pero al que todos llamábamos cariñosamente Uncle Emm, y que se había hecho millonario con negocios de importación y exportación de panela, pipas peladas, aceitunas sin hueso, patxarán y anacardo garrapiñado – ¡un verdadero emporio! -, había fallecido. Una vez repuesto del disgusto de la perdida de mi recién descubierto tío, seguí leyendo, Uncle Emm había sido un soltero empedernido, no tenía descendencia y los 370 millones de dolares de su herencia nos los repartíamos sus dos únicos sobrinos vivos, Yussuf Ideye y Alfonsas Satanopoulas. ¡Dioooooooooooooos! Sólo había un inconveniente, tenía que hacer llegar a Yussuf 2.500 $ para ir arreglando papeles… la Sra. Satanopoulas me decía que eso sonaba a timo, se metió en internet, leyó unos artículos y me insistió que esto era una Estafa Nigeriana de manual, yo le dije que mi primo Yussuf nunca haría eso, que si no te fías de la familia, de quién te vas a fiar… Qué coño de 2.500 $, le mandé el número de cuenta, por si necesitaba algo más…

¿Y qué ha pasado? Pues nada, Yussuf debe de estar liado porque no me contesta los mails, pero ya ha retirado los 2,500 $ iniciales y otros 2.000 $ unos días después… ¡esto marcha! ¿Y qué es esta pequeña espera comparada con recuperar un primo perdido y una herencia de 185 millones de dólares? Anda que si me llego a fiar de internet y la Sra. Satanopoulas…

Buen fin de semana, amigos. Que la fuerza os acompañe.

Photo Credit: Reiterlied

Por esta caja en el mismo orden.

Hola amigos, ¡qué jodida es la crisis!… es tan jodida que no nos podemos parar a pensar en las cosas importantes de la vida… por ejemplo, por qué cuando la cajera del supermercado al abrir una caja dice: “pueden pasar por esta caja en el mismo orden”; la gente entiende: “a ver, el hijodelagranputa que está el último de las tres colas que hay, sí, el que lleva dos carros hasta los topes, que pase por esta caja”... y pasa. Seguir leyendo Por esta caja en el mismo orden.

Me cago en mi puta vida no, lo siguiente.

Allá por el 4 de octubre de 2013 se celebraba el Día Mundial de la Sonrisa, yo no debía andar muy inspirado y, para colmo, no debí de levantarme con buen pie ese día… por otro lado sigo sin aguantar el “esto no, lo siguiente” y el “¿sí o qué?” pero esa es otra historia.

Hola amigos, ¡qué jodida es la crisis!… pero si hay una crisis mala, pero mala, mala, es la crisis de creatividad unida a un carácter sombrío. Es un querer y no poder… es pensar en algo para escribir y que todo lo que salga sea bilis… este viernes no escribo nada…

Pero hoy me levanto y veo que es el Día Mundial de la Sonrisa, venga no voy a llevar la contraria, sonrío… al lío. Seguir leyendo Me cago en mi puta vida no, lo siguiente.

Lázaro, levántate y (o e) iPad.

Hola amigos, ¡qué jodida es la crisis!… es tan jodida que no nos podemos parar a pensar en las cosas importantes de la vida… por ejemplo, ¿qué cojones tiene el Dalsy? El Dalsy, ese brebaje, ¿qué digo brebaje?, ese elixir gracias al cual coges una piltrafa de hijo con la cara que es un poema (constructivista, pero poema) de mocos, lágrimas, legañas y otros fluidos corporales, le atizas por vía oral un jeringuillazo de 7 ml y en diez minutos vuelves a tener ese hijo “un poco inquieto” que la vecina del bajo sigue pensando que son gemelos de lo que se mueve el cabrón. Seguir leyendo Lázaro, levántate y (o e) iPad.